Blog

El Txoko: más allá de una comida…

Escrito por laura

txoko (2)Aprovechando un posible proyecto de futuro voy a escribir acerca de lo que son los llamados Txokos (en vasco rincón o sitio pequeño).

El origen de estos espacios proviene de sociedades gastronómicas típicas de País Vasco. Normalmente los socios o integrantes suelen ser los amigos de la cuadrilla y se caracterizan porque cada vez, un anfitrión, se encarga de realizar una comida o cena para todos los abonados de forma gratuita. Existen cuotas y aportaciones personales con las que se mantienen los gastos comunes. Originariamente sólo los hombres podían formar parte de estas agrupaciones, y a pesar de que poco a poco esto va cambiando, aún existen asociaciones en las que las mujeres tienen prohibida su entrada.

Hoy en día los Txokos han derivado en lugares donde se hacen reuniones gastronómicas, sociales, o simplemente un lugar donde juntarse con la cuadrilla.

txoko (5)

txoko (1)

En cuanto a la disposición de los Txokos, todos se caracterizan principalmente por tener una amplia y equipada cocina, además de grandes mesas alargadas y corridas para acoger al máximo de comensales posible. Era habitual usar los sótanos y semisótanos de las casas por lo que el concepto de diseño suele ser oscuro, de iluminación artificial y frecuentemente de espacios abiertos y diáfanos.

txoko (7)

txoko (10)

La ambientación y la decoración de estos espacios siempre han sido de aspecto rural y tradicional. Sin duda es comprensible que, dado su origen, nos encontremos con construcciones típicas de las comunidades del norte donde la madera, la piedra y el hierro son los materiales más habituales.

txoko (8)

txoko (4)

txoko (0)

A los Txokos más conservadores no les suele faltar un equipamiento de ‘cacharrería’ de latón, grandes cucharones y perolas dignas de un regimiento. Así como amplias colecciones de vinos, barricas, herramientas de trabajo, o cuadros de motivos socioculturales de la zona.

No obstante, los años han convertido a este tipo de escenarios en lugares más modernos y actuales. Y, sin perder la esencia original de los Txokos, encontramos grandes espacios abiertos en los que se mezcla diseño, tradición y modernidad. Y quién sabe, quizá este concepto, con una vuelta de tuerca más, pueda servir para que en esta época de tecnologías y relaciones virtuales (más que personales) nos haga recuperar un poquito más el contacto humano con las personas.

txoko (6)